•   Miercoles, 17 de Julio, 2024
  •   0°C San Luis

A TRES AÑOS DE LA DESAPARICIÓN DE GUADALUPE, LA MADRE PIDIÓ JUSTICIA

Yamila Cialone se expresó en las redes sociales. Hoy se cumplen tres años de la última vez que la vio.

Generic placeholder image
  Radio Rivadavia

“Guada no está”, alertó su prima de 3 años mientras jugaban a la rayuela el 14 de junio de 2021 en el barrio 544 Viviendas, en la zona sur de la ciudad de San Luis. Eso bastó para que todos salieran de la casa 5, en la manzana H. Su nombre comenzó a escucharse a gritos en las calles, pero no había respuesta.

1096 días después, sólo hay una certeza: Guadalupe Lucero no se perdió, la secuestraron.

“Al día de hoy todo lo que se hizo en la investigación no arrojó absolutamente nada. Ni en las líneas telefónicas, ni en todos los rastrillajes, allanamientos, llamadas, mucho menos en el expediente", manifestó con dolor en la red social Facebook la mamá, Yamila Cialone Lucero.

El nuevo aniversario intensifica el dolor en su familia y hace resurgir los interrogantes que no pudieron ser respondidos en tres años. Nada hace presumir que hay indicios certeros sobre su paradero y sus padres se aferran cada vez más a un milagro.

"Tres años de una Justicia sin resultados, sin pistas, sin saber quién raptó y se llevó a Guada ese día. Esa es la justicia que hay en Argentina y en San Luis. Los desaparecidos no importan. Entran y salen de las provincias llevándose niños que el Estado olvida y no asume la importancia que se necesita. Un Estado ausente", expresó la mamá.

Con acciones de visibilización que realiza la familia y el Gobierno, más una recompensa por datos certeros, se la continúa buscando y teniendo presente.

Este viernes a las 16 en la casa del padre de la menor que actualmente tendría 8 años, Eric Lucero en el barrio San Luis XXII se descubrirá un mural en conmemoración y para que “NO SE OLVIDEN DE GUADALUPE”.

 

 

 

 

A TRES AÑOS DE LA DESAPARICIÓN DE GUADALUPE, LA MADRE PIDIÓ JUSTICIA
Más sobre:
A TRES AÑOS DE LA DESAPARICIÓN DE GUADALUPE LA MADRE PIDIÓ JUSTICIA